Tecnología Big Data camino a revolucionar la gestión empresarial

La tecnología Big Data está llamada a ser uno de los catalizadores de la economía mundial. Y es que Big Data no es sólo una tecnología, sino que supone una nueva manera de entender la gestión empresarial y una redefinición de los modelos de negocio.

Hasta ahora, la gestión se ha basado, esencialmente, en la experiencia y pericia de los dirigentes de las compañías. En muchos casos, las estrategias de negocio se fundamentaban en un modelo de ‘ensayo y error’. Poco a poco, fueron apareciendo herramientas cuantitativas, capaces de realizar predicciones mediante técnicas prospectivas.

Big Data supone una auténtica revolución, puesto que comporta la posibilidad de apuntalar todo el proceso de toma decisiones a través de la cuantificación, interpretación y análisis de la interacción de los clientes, los datos generados por los usuarios a través de dispositivos móviles y wearables, los registros realizados mediante sensores en un mundo cada vez más orientado hacia el denominado Internet de las Cosas (IoT), etc.

No en vano, se estima que en 2020 habrá más de 30.000 millones de dispositivos conectados a la red, por lo que el IoT, en su combinación con el Big Data, será fundamental para la gestión empresarial. Un informe de McKinsey afirma que el IoT tendrá un impacto de 3,9 a 11,1 billones de dólares al año en 2025. Una cifra nada despreciable.

Todos estos datos serán capaces de conformar una visión de la compañía y del cliente, permitiendo identificar inquietudes del cliente, oportunidades de negocio, problemas internos, demandas del consumidor, etc. Conociéndolos de antemano, las empresas pueden anticiparse y orientar su toma de decisiones y la relación con los clientes.

Pero de nada sirve todo este torrente de datos si no se saben analizar e interpretar adecuadamente, de forma que puedan aprovecharse para sacar un rendimiento tangible. Las empresas especializadas en analítica Big Data y aplicaciones de marketing, hace hincapié en la multifuncionalidad de los medidores inteligentes, que facilitan la administración de la empresa y reducen las pérdidas en la red, pero también integran y analizan los nuevos datos extraídos de IoT.

Sobre estos cimientos, la empresa estará dispuesta para tomar decisiones operativas basadas en la comprensión de las interacciones en tiempo real que aportan los sensores, usuarios y dispositivos conectados al IoT. Así, la tecnología Big Data permitirá tomar decisiones de inversión estratégicas basadas en datos y, por tanto, con menor riesgo.

En definitiva, esta tecnología condicionará decisivamente el modelo de gestión empresarial. Aunque el componente humano seguirá siendo determinante a la hora de fijar unos objetivos y una filosofía empresarial, el Big Data será fundamental para materializarlos a través de la adopción de decisiones operativas basadas en el análisis cuantitativo y cualitativo de la información.

Fuente: siliconnews.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar

Reciba Gratis nuestro boletín diario para estar al día con las últimas noticias tecnológicas. Suscribase.

¡Gracias por Visitarnos!

Ingrese su Correo Electrónico:

Categorías
Archivos