Space Pen, el bolígrafo que la NASA utiliza en sus vuelos espaciales

Space Pen, el bolígrafo que la NASA utiliza en sus vuelos espaciales

Seguramente todos conocemos la historia del bolígrafo para el que el equipo de investigación de la NASA se gastó un millón de dólares con tal de poder escribir en gravedad cero. Space Pen es probablemente uno de los bolígrafos más míticos y conocidos que existen y existirán, porque en octubre de 1969 estuvo en órbita, ayudando a los astronautas en los primeros vuelos espaciales.

La década de los sesenta fue una de las épocas doradas de la exploración espacial. A parte de tratar de solucionar problemas de vida o muerte para viajar fuera de la Tierra, la NASA y el resto de investigadores también tenían que lidiar con problemas más comunes, como por ejemplo poder escribir en el espacio y con un traje de astronauta puesto.

La historia de que la NASA se gastó 1.000.000 de dólares para desarrollar un bolígrafo mientras que la agencia espacial de Rusia se limitó a usar lápices ya sabemos que es falsa. Pero es una historia que se ha popularizado, y muchos siguen creyendo fervientemente que los astronautas de la antigua Unión Soviética fueron más astutos en este sentido.

El origen de esta leyenda urbana sí que tiene una historia ligeramente parecida. En las primeras misiones de Apollo los astronautas utilizaban lápices, pero lápices que costaban más de 100 dólares cada uno. Al parecer la NASA se gastó más de 4.300 dólares en 34 lápices. El precio tan exagerado por lápiz se debía a que venían modificados para que los astronautas pudiesen cogerlos fácilmente en el espacio y que fueran muy difícil de romper.

Usar un bolígrafo era mejor idea, y antes de que las agencias espaciales pensaran mucho en ello, un empresario llamado Paul Fisher ya se había gastado un millón de dólares de su propio bolsillo para crear este bolígrafo.

La clave de este bolígrafo está en su cartucho de tinta. La tinta debía estar sellada dentro del envase para que no saliera en gravedad cero. Paul Fisher lo que hizo fue un bolígrafo que incluía en el cartucho de tinta nitrógeno presurizado. El gas presionaba y empujaba hacia abajo la tinta para que saliese y no se creara un vacío, sino que simplemente se redujese la presión dentro del cartucho al agotarse la tinta.

Con el bolígrafo listo y bajo el eslogan del único bolígrafo hecho para escribir en gravedad cero, el empresario se lo llevó a la NASA. El bolígrafo estaba a la venta por algo más de 10 dólares, pero para la agencia espacial había un descuento por el que podían comprarlos por 6 dólares. Lejos del millón de dólares.

Lo curioso de todo el asunto es que para escribir en el espacio no hace falta un bolígrafo especial. Durante un tiempo también se han utilizado bolígrafos normales y corrientes. Pero la NASA compró la idea y los bolígrafos a Paul Fisher y es el bolígrafo que se ha utilizado en muchas misiones de la agencia espacial. ¿Por qué? Simplemente porque es al que se han acostumbrado los astronautas.

Por otra parte, este bolígrafo no es exclusivo de la agencia estadounidense. Tanto la rusa como otras han utilizado desde entonces este bolígrafo, simplemente porque es el que se hizo popular. El Space Pen de hecho se sigue vendiendo, aunque ya no es el único que presume de poder usarse en el espacio, hay otras marcas con mecanismos similares que también lo hacen.

Fuente: xataka.com





Síguenos en Facebook:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *