Sony Xperia S: prueba a fondo IV

Sony Xperia S: prueba a fondo IV

Análisis del Sony Xperia SHemos tenido ocasión de comprobar cómo se desenvuelve el Sony Xperia S a todos los niveles, pero creíamos oportuno dejar en último lugar la parte del análisis en la que detallamos el funcionamiento de la parte multimedia. Sin duda es uno de los puntos fuertes del teléfono gracias al sensor Sony Exmor de su cámara y al paquete de herramientas y opciones que tenemos disponibles para potenciar la experiencia multimedia.

El año pasado la compañía lanzaba al mercado modelo como el Sony Ericsson Xperia Arc, un modelo en el que pudimos ver los nuevos sensores Sony Exmor R, sensores retroiluminados capaces de mejorar la calidad de las fotografías al captar más luz. Para este año 2012 los japoneses han actualizado su gama de dispositivos Xperia con el Sony Xperia S, hasta ahora el máximo representante de la familia de los nuevos dispositivos. Como era de esperar, el sensor seguirá ofreciendo capturas de calidad, aunque en esta ocasión aumenta la resolución hasta los 12 megapíxeles. Sin embargo, este equipo no solo podemos catalogarlo por el rendimiento de su cámara, sino más bien en conjunto pues el procesador Dual Core y el software específico han mejorado la experiencia multimedia.

Reproductor de música

A pesar de que el sistema operativo no ha sido excesivamente retocado por Sony, el reproductor de medios sí es uno de esos puntos en los que el fabricante ha dedicado más trabajo. El resultado es una agradable  interfaz y una disposición tanto de los botones como de las opciones muy intuitiva, algo en lo que también coopera el widget disponible. En la pantalla inicial encontramos los típicos botones de acción (reproducción, pausa, avance, retroceso). En la parte media tenemos un carrusel desde el que podemos seleccionar la canción deseada, que está representada por una carátula, que bien puede ser la que incluye por defecto nuestra lista de reproducción o la asignada por Gracenote. Este software también permite, previa conexión a Internet, organizar automáticamente nuestra música atendiendo al estilo musical. Podemos acceder a este filtro desde el apartado SensMe Channels, en el que nos encontraremos nuestras pistas incluidas en carpetas atendiendo al ritmo (Noche, Energético, Relax, Apacible… etc). Además de esta organización, el propio reproductor nos permite acceder a la colección de música de forma clásica, por álbum, artista o lista de reproducción. Otra de las interesantes herramientas incluidas en el reproductor es la que nos permite buscar cualquier canción en YouTube (videoclip y vídeos para karaoke), sus letras, contenido de pago a través de PlayNow e información adicional en la Wikipedia sobre el autor. En definitiva, se trata de un reproductor que podemos ver en cualquier dispositivo Android, aunque con un aspecto mucho más cuidado y funciones adicionales como las comentadas anteriormente.

  

Sin embargo, tenemos que detenernos para comentar la calidad de audio del conjunto. Los auriculares Sony incluidos en el pack de venta, el ecualizador y el propio procesamiento del audio que realiza el teléfono ofrecen una calidad superior, por ejemplo, a la ofrecida por el Samsung Galaxy S2. Mucho tienen que ver en este aspecto el ecualizador de cinco bandas y la selección de perfiles predefinidos. También son de especial ayuda las modificaciones de sonido que ofrecen xLOUD y el ajuste de sonido (Estudio, Club o Auditorio) que nos permiten encontrar el efecto que más se adapte a nuestros gustos musicales. A nosotros nos ha parecido especialmente agradable la modificación propuesta por la elección Estudio. En cuanto a los graves, si mantenemos las almohadillas de los auriculares correctamente adaptadas al oído podemos disfrutar sin restricciones las bajas frecuencias, especialmente si en el ecualizador configuramos al máximo los parámetros de Clear Bass. El mismo resultado podemos conseguir mediante streaming de audio a través de la conexión Bluetooth, escuchando la música con el equipo de sonido del coche u otro sistema de sonido externo.

Reproductor de vídeo

Si la reproducción de música es de calidad, en el apartado que concierne al vídeo no podemos por menos de alabar el rendimiento del propio reproductor de serie. Y es que en este punto se unen hardware y software para sacar el máximo rendimiento multimedia. Por un lado el reproductor admite todos los códec de vídeo más conocidos, tales como MP4, AVI e incluso MKV. Éste último es el que de mejores momentos nos ha permitido disfrutar. Y es que es realmente increíble la fluidez de la reproducción de este tipo de formato de vídeo en alta definición. Para las pruebas utilizamos un videoclip en calidad FullHD y el resultado fue una reproducción muy fluida, sin saltos ni pixelaciones. Aquí es donde el procesador Dual Core de 1.5 GHz se ha dejado notar especialmente. Además, la propia pantalla Reality Display de 1280 x 720 píxeles también aporta su granito de arena, puesto que la sensación al visualizar este tipo de vídeos en alta definición es muy placentera, en parte, por la tonalidad de los colores mostrados, muy naturales y reales, producto de la tecnología Mobile BRAVIA Engine. El efecto se acentúa si comparamos los resultados con las pantallas Super AMOLED de Samsung, como fue el caso, aunque este apartado es muy personal y subjetivo. Algo que nos ha dejado un poco indiferentes es el sonido reproducido por medio del altavoz del teléfono. Sigue siendo uno más, no se aprecia mejora.

Como funciones adicionales que potencian el reproductor de música hemos considerado la capacidad para enviar el vídeo a otros dispositivos por medio de la conexión inalámbrica WiFi y el DLNA y la salida HDMI. En el primer caso resaltamos la facilidad para activar la transmisión de vídeo, tan solo pulsando el botón menú y la opción “Reproducir en”. En segundo lugar tenemos la salida digital de vídeo que el Xperia S es capaz de proporcionar a través de la toma miniHDMI, asentada en un lateral. Tan solo tenemos que conectar el cable HDMI (por cierto, incluido también en el pack) a un televisor compatible para visualizar en un mayor formato los vídeos. La única pega que le ponemos a este sistema es que el terminal no tiene la opción de apagar la pantalla mientras estamos reproduciendo vídeo en un medio externo. Si apretamos e botón power para apagar el display se detiene automáticamente la reproducción. Esto nos permitiría ahorrar batería.

También encontramos otras aplicaciones de Sony que refuerzan la parte multimedia como TrackID, un reconocedor de canciones muy parecido a SoundHound, y los servicios de vídeo y audio bajo demanda Music Unlimited y Video Unlimited. Igualmente tiene presencia PS Pocket y PS Store, la sección de aplicaciones dedicadas a brindar el soporte al disfrute de videojuegos propio de un dispositivo con certificado PlayStation. En este apartado el Xperia S cumple en rendimiento pues los juegos de conducción probados y compatibles con la resolución de su pantalla no experimentaban ningún “tirón”.

Cámara

Llegamos al último punto de este análisis: la cámara digital. En este punto es tan interesante el hardware como el software. Por un lado nos encontramos con el sensor, que como ya hemos comentado es de 12 megapíxeles y se trata de un Sony Exmor, que consigue realizar unas capturas verdaderamente nítidas en condiciones favorables. En ambientes oscuros, si hacemos un buen uso del apartado de las opciones podemos conseguir instantáneas bastante con un nivel de ruido reducido bastante aceptable. Bien podemos seleccionar un modo de escena o configurar el valor de exposición y el ISO de forma manual. En modo automático, con el reconocimiento de escena activado, los resultados son más variables y por norma general, de peor calidad. La primera conclusión es que al sensor se le extrae todo su jugo a base de jugar con los ajustes, acorde al ambiente en el que nos encontremos. No obstante, el colorido plasmado en las fotos es realmente bueno en prácticamente todas las situaciones. También nos ha gustado el resultado del modo de enfoque macro, capaz de captar objetos con nitidez a una distancia aproximada de 10-12 centímetros. Igualmente es remarcable la velocidad de disparo, aunque en ocasiones hemos apreciado que el enfoque automático ha requerido varios intentos para hacer su trabajo correctamente.

Otra de las funciones personalizadas de Sony en el Xperia S es la capacidad de realizar fotografías sin tan siquiera desbloquear el teléfono. Solo es necesario orientar el teléfono y pulsar unos segundos el botón dedicado para la cámara para hacer una foto de manera casi instantánea. Este “acceso directo” a la cámara es más práctico de lo que parece en un primer momento. De esta forma tenemos la oportunidad de captar escenas que de otra forma nos perderíamos.

  

La alta capacidad para ajustar las capturas es otro de los aspectos interesantes del Sony Xperia S. Los japoneses incluyen configuraciones que al principio puede costarnos tiempo memorizar, al menos cuando no puedes tomarte con calma la captura. Y es que el software nos permite seleccionar un total de ocho escenas preconfiguradas para conseguir las mejores fotos en todo tipo de situaciones (retrato, paisaje, escena nocturna, deportes…). También es posible ajustar el nivel de exposición para controlar el nivel de luz captado. Para situaciones en las que se requiere la activación del flash, tenemos incluso la posibilidad de activar la función de reducción de ojos rojos. También podemos seleccionar la intensidad de la luz del flash o simplemente desactivarlo. Igualmente es posible escoger el modo de enfoque, que incluye la posibilidad de enfocar una zona concreta en pantalla tan solo pulsando con el dedo.  Asimismo tenemos la opción del autoenfoque de uno o varios puntos, la detección de rostros o enfoque al infinito. Si lo que deseamos es fotografiar personas, cabe la posibilidad de activar la detección de sonrisas, ajustable en tres tipos de “intensidad” (gran sonrisa, media sonrisa o pequeña sonrisa). Aunque menos efectivo, tenemos oportunidad de usar el estabilizador de imagen o la selección de la definición que deseamos para nuestras fotos. A este respecto es especialmente interesante la selección de 9 megapíxeles pues son en formato panorámico (los 12 están limitados al formato 4:3). Incuso una de las opciones es desactivar el sonido del obturador que tanto molesta a ciertas personas a la hora de fotografiar.

En cuanto a la grabación de vídeo, la variedad de opciones se mantiene, aunque en menor número. Tenemos la selección de escenas, la calidad del vídeo (hasta FullHD, de 1920 x 1080 píxeles), modo de enfoque, balance de blancos, valor de exposición y posibilidad de activar el flash para grabaciones en ambientes oscuros. También es posible desactivar el micrófono para la grabación de sonido, que por otra parte es bastante efectivo, consiguiendo audio estéreo de una tasa de bits variable por compresión. En cuanto al resultado de las grabaciones, hemos probado en calidad FullHD. En exteriores la calidad de vídeo ha sido buena, con tasas de 29 frames por segundo.

Como podéis apreciar, el capítulo de opciones es inmenso, que se amplía aún más con la captura de fotografías en modo panorámico y 3D mediante las funciones de 3D Sweet Panorama. El modo panorámico funciona aceptablemente bien, con fotos panorámicas sin errores en la “unión” entre fotogramas. En cuanto al barrido 3D múltiple, que busca ofrecer una imagen desde diferentes ángulos, los resultados no han sido los esperados.

Tras este análisis fraccionado en cuatro capítulos llegamos a la conclusión de que el Sony Xperia S es un smartphone que no defraudará a los más exigentes. En ninguna de las situaciones hemos detectado falta de potencia. Ofrece un aspecto diferenciador, con una personalización tanto externa como a nivel de software muy cuidada. En ocasiones nos parecerá que la pantalla, con tamaño suficiente para dar soporte de manera aceptable a las funciones y actividades más comunes como la navegación web, salvando las distancias, nos parecerá como el televisor LCD de casa. El NFC y la función SmartTag por fin nos demuestran la gran utilidad que pueden tener las etiquetas inteligentes más allá del pago con el móvil. Y por supuesto, la experiencia multimedia, un apartado en el que destaca por encima de todo por las altas posibilidades que ofrece su pantalla, su software y la cámara de 12 megapíxeles con sensor Sony Exmor. Solo es reprochable que el modelo no haya debutado con Android 4.0 Ice Cream Sandwich, aunque la marca ha prometido que la actualización estará pronto disponible.

El artículo Sony Xperia S: prueba a fondo IV se publicó en Movil Zona : Portal especializado en telefonía móvil.

Movil Zona : Portal especializado en telefonía móvil





Síguenos en Facebook:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *