Nueva tecnología que acelera la carga y amplía la vida útil de la batería en los smartphones

Nueva tecnología que acelera la carga y amplía la vida útil de la batería en los smartphones

Una de las cosas más frustrantes de los smartphones -lo que tardan en cargarse- pronto podría ser la tercera parte de frustrante. Una empresa llamada Qnovo, cuya sede está en Newark (EEUU) usa una tecnología que comprueba y adapta constantemente el flujo de energía durante la carga para cargar las baterías más rápido y aumentar su vida útil.

Desde la popularización de los smartphones, tabletas e incluso coches eléctricos, las baterías se han convertido en una pesadilla: nunca duran lo suficiente; tardan demasiado en cargarse y aguantan cada vez menos carga con el paso del tiempo.

Algunos esperan resolver estos problemas gracias a nuevos materiales para fabricar las baterías. Qnovo en cambio ha desarrollado un chip y software capaces de cargar la batería de un teléfono en una tercera parte del tiempo. Mientras que un teléfono conectado a un enchufe con un cargador de cinco vatios puede conseguir hora y media de conversación tras 15 minutos de carga, la tecnología de Qnovo podría conseguir tres o incluso seis horas de funcionamiento con esa misma carga.

La empresa también afirma que su tecnología sirve para ayudar a las baterías de ion-litio, que se degradan con el paso del tiempo debido a las reacciones químicas que pueden tener lugar durante el proceso de cargado normal, a aguantar muchos más ciclos de carga.

El director ejecutivo de Qnovo, Nadim Maluf, predice que la tecnología de la empresa estará disponible en algunos smartphones el año que viene. Afirma que está en conversaciones con algunos fabricantes de teléfono sobre la posibilidad de incluir el software de Qnovo en sus dispositivos o, para conseguir un rendimiento aún mejor, instalar un chip que gestione el proceso de carga.

Normalmente, durante la carga un adaptador fuerza a los iones de litio a que pasen del electrodo positivo de la batería, el cátodo, al electrodo negativo, el ánodo, a una velocidad continua hasta que la batería está cargada. Con el paso del tiempo la batería se degrada debido a reacciones químicas, por ejemplo que los iones de litio se quedan ligados unos a otros como consecuencia de andar empujándolos. Acelerar el proceso de carga forzando más potencia a entrar en la batería sólo sirve para degradar la batería más rápidamente.

Cuando se enchufa un teléfono equipado con la tecnología de Qnovo en un adaptador, el software envía un pulso a la batería del teléfono. La respuesta de voltaje que le devuelve la batería ofrece información sobre el estatus de la misma, por ejemplo su temperatura, y cómo se ha cargado en el pasado, y permite a Qnovo decidir cuánta energía puede recibir de forma segura. Esto significa que la batería se puede cargar lo más rápidamente posible al tiempo que se minimiza la degradación.

Fuente: technologyreview.com





Síguenos en Facebook:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *