Investigadores desarrollan un chip capaz de analizar simultáneamente en una gota de sangre hasta 10 marcadores biológicos

Investigadores desarrollan un chip capaz de analizar simultáneamente en una gota de sangre hasta 10 marcadores biológicos

Investigadores especializados en fluidodinámica han desarrollado un dispositivo de tecnología microfluídica capaz de analizar simultáneamente, a partir de una única gota de sangre, hasta 10 biomarcadores de forma portable, rápida y económica. Un biomarcador o marcador biológico es aquella sustancia utilizada como indicador de un estado biológico.

La tecnología de detección microfluídica en que se basa este nuevo dispositivo lleva la capacidad de un avanzado laboratorio a la escala de un pequeño biochip. La solución propuesta, mucho más cómoda que cualquier análisis convencional, además de minimizar la cantidad de sangre necesaria para el análisis, ofrece en pocos minutos una imagen precisa del estado actual del organismo y tiene el potencial de medir niveles de prácticamente cualquier biomarcador presente en plasma sanguíneo.

El dispositivo detector es un aparato pequeño y portable que permite hacer el análisis en prácticamente cualquier lugar. El dispositivo es apto tanto para uso personal como para uso compartido, ya que las medidas se realizan empleando cartuchos o biochips desechables, previamente funcionalizados para detectar marcadores o moléculas diana asociados a aplicaciones concretas.

Los biochips desechables tienen un tamaño similar al de las tarjetas de memoria SD. Gracias a un cuidado diseño del control del flujo, los canales microfluídicos del biochip separan en primera instancia las células del plasma, donde finalmente se miden concentraciones de los parámetros sanguíneos objetivo, con precisiones y sensibilidades superiores a las obtenidas con la técnica ELISA.

ELISA (acrónimo del inglés Enzyme-Linked ImmunoSorbent Assay, ‘Ensayo por Inmunoabsorción Ligado a Enzimas’) es una técnica de inmunoensayo en la cual un antígeno inmovilizado se detecta mediante un anticuerpo enlazado a una enzima capaz de generar un producto detectable, como cambio de color o algún otro tipo. La aparición de colorantes permite medir indirectamente mediante espectrofotometría el antígeno en la muestra.

La nueva tecnología de detección es capaz de medir tanto los parámetros habituales de un análisis de sangre convencional, como biomarcadores asociados a pruebas más específicas, desde aquellos relativos a la capacidad personal de desempeño físico, al estado de salud general, al seguimiento de dolencias crónicas, a la presencia de virus, o a la detección temprana de enfermedades o dolencias.

Fuente: tendencias21.net





Síguenos en Facebook:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *