Ingenieros del MIT crean unos altavoces tan delgados como el papel

Investigadores del laboratorio de electrónica orgánica y nanoestructuras del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han logrado crear un altavoz tan delgado como una hoja de papel, completamente flexible y que puede adherirse a superficies rígidas, como la pared de una habitación.

Este nuevo tipo de altavoz no depende, como la mayoría, de una membrana que deba moverse físicamente para producir el sonido. Estas membranas son las que obligan a que los altavoces tradicionales ocupen un volumen considerable, sobre todo si se quiere obtener de ellos una gran calidad de sonido o un volumen alto.

El nuevo altavoz del MIT, en cambio, utiliza varias capas de material piezoeléctrico con cavidades microscópicas que son las que se encargan de generar el sonido mediante vibración, y que funcionan incluso si el altavoz está adherido a una superficie rígida.

Estas cavidades son lo único que vibra y tienen un grosor de apenas una sexta parte de un cabello. Se mueven de forma casi inapreciable durante su funcionamiento, apenas un micrón, pero al tener miles de ellas repartidas por la superficie, es posible desplazar una gran cantidad de aire.

El resultado es una lámina que no sólo emite un sonido claro, como el de un altavoz convencional, sino que además consume mucho menos, apenas 100 milivatios por metro cuadrado de material emisor. Con un metro cuadrado se consigue un resultado parecido en presión de sonido al que obtendría un altavoz convencional alimentado por un vatio de potencia.

Su bajo consumo, su flexibilidad y la posibilidad de adherirse a una pared abre nuevas posibilidades de aplicación. Los creadores, por ejemplo, apuntan a que podrían crearse habitaciones perfectamente insonorizada con un sistema similar al que utilizan los auriculares con cancelación de ruido, que emiten la señal opuesta al ruido del ambiente para hacerlo desparecer.

También explican que dado que la lámina no se mueve -sólo vibran las cavidades microscópicas-, el material tiene un nivel de resonancia muy alto y puede utilizarse para emitir y detectar ultrasonidos, lo que abre las puertas también a aplicaciones visuales. «Si se sumergen en un líquido, las estas cavidades vibratorias podrían proporcionar un nuevo método de agitación de productos químicos, lo que permitiría técnicas de procesamiento químico que podrían utilizar menos energía que los métodos actuales», explican desde el MIT.

Fuente: https://www.elmundo.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar

Reciba Gratis nuestro boletín diario para estar al día con las últimas noticias tecnológicas. Suscribase.

¡Gracias por Visitarnos!

Ingrese su Correo Electrónico:

Categorías
Archivos