Informe: El valor económico de los datos en el mundo de la información

Informe: El valor económico de los datos en el mundo de la información

Para el año 2024, tendremos establecida en su totalidad la economía de la información, donde los datos son cruciales para aquellas empresas que buscan detectar en forma predictiva nuevas oportunidades para obtener una ventaja competitiva.

La información basada en estándares se venderá, donará y comercializará en intercambios abiertos. Los mercados de datos facilitarán la transferencia de información desde y hacia los sistemas aislados con mayor fluidez y la gente comenzará a comercializar sus propios datos. Ya vemos signos de esta situación, aunque este es solo el comienzo.

En este panorama, es obvio que los datos de su empresa son importantes. ¿Pero cuál es la importancia que tienen? ¿De qué manera podemos medir su valor?

Hoy hablaremos sobre los “datos como la nueva moneda corriente” e intentaremos ponerles un precio. Generalmente, estos datos valen lo que alguien esté dispuesto a pagar. Pero esa visión transaccional sencilla no describe toda la situación.

Mientras las organizaciones compiten en su afán de comprender las oportunidades y los problemas asociados con un mundo cada vez más impulsado por los datos, las empresas se enfrentan a la necesidad de medir en forma más precisa el verdadero valor de la información.

Pero no hay que temer, no todo es negativo. Las empresas inteligentes tomarán nota y se prepararán para el futuro mediante una “arquitectura para el valor”, a través de la comprensión y creación de procesos de valoración de TI y los negocios dentro de la empresa que revelen el verdadero valor de los datos. Veamos algunos ejemplos de actividades nuevas de valoración de datos que llevan a cabo las organizaciones actualmente.

Los datos son el nuevo producto: Un informe reciente sobre la interrupción en el mercado de big data, realizado por Capgemini y EMC, determinó que el 63 % de los encuestados consideraban que la rentabilidad de los datos podría eventualmente volverse tan valiosa para sus organizaciones como lo son sus productos y servicios existentes.

Esto dice mucho sobre el potencial de big data. Las empresas que han vendido productos por ingresos durante años podrían comenzar a generar más ganancias del valor de los datos que del valor de los productos.

Babolat, el fabricante de raquetas de tenis francés, produce una “raqueta inteligente”, la Babolat Play, que genera y recopila datos sobre el desempeño del jugador en la cancha. Mediante la creación de un producto inteligente, Babolat dio el primer paso hacia el valor de los datos. Los datos podrían convertirse en un flujo de ingresos totalmente nuevo.

Por ejemplo, Babolat podría vender estos datos a programadores de aplicaciones que buscan crear productos y experiencias del usuario nuevos, o venderlos a organizaciones de investigación deportiva para minería de datos. Una raqueta de tenis solo puede venderse una vez, pero los datos que genera tienen un potencial de rentabilidad infinito.





Síguenos en Facebook:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *