Historia del primer simulador de vuelo

Historia del primer simulador de vuelo

El simulador de Ed Link merece ser recordado como primer simulador comercial de la historia, y además uno con el que se abrió toda una serie de simuladores cuya resonancia llega hasta nuestros días.

Edwin Albert Link, estadounidense nacido en 1904, fue un personaje singular con multitud de intereses. Link fue originalmente piloto de avión, pionero de la aviación con fines publicitarios, empresario de éxito en el sector de la aviación, creador de nuevas tecnologías para la investigación en arqueología submarina y productor de documentales. Este ingeniero mecánico consiguió cerca de una treintena de patentes, entre ellas las referidas a su más famoso invento, el Link Trainer o lo que es igual: el primer simulador de vuelo comercializado de la historia.

Si comparamos un Link Trainer de los primeros modelos, fabricados en los años treinta y cuarenta del siglo pasado, con un moderno simulador de vuelo actual, podemos sorprendernos de las similitudes porque, aunque los primeros no tenían complejas pantallas ni nada parecido, el concepto básico era el mismo que el utilizado hoy día.

El Link Flight Trainer (PDF sobre la máquina de ASME International / Robertson Museum and Science Center), supuso toda una revolución en la formación de pilotos de aviación. La máquina era capaz de simular diversas condiciones de vuelo real gracias a una plataforma móvil diseñada para realizar complejos movimientos.

La primera patente de Link sobre esta invención data de 1931, cuando decidió dar el salto desde sus primeros modelos de prueba que llevó a buen término en la fábrica en que su padre mantenía un negocio de pianos y órganos. Fueron, precisamente, piezas de tecnología neumática utilizadas en órganos eléctricos, las que empleó para construir la plataforma inicial.

El éxito de la idea llegó pronto, el interés del ejército de los Estados Unidos ante la necesidad de formar a gran cantidad de pilotos en la Segunda Guerra Mundial hizo que a Link le llegara un pedido de hasta 10.000 unidades. Fue el comienzo de una aventura que dura hasta la actualidad.

Fuente: alpoma.net





Síguenos en Facebook:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *