EWICON, la turbina que produce energía, biogás y agua potable

EWICON, la turbina que produce energía, biogás y agua potable

La energía del futuro, probablemente, sea limpia. Pero con el desarrollo de las energías limpias hay que cuidar también la integración con el medio, la sociedad y otros aspectos más esquivos como la innovación. Y la EWICON lo hace a la perfección.  Aun siendo solo un prototipo, esta reinvención del molino no solo obtiene energía limpia de una forma completamente original, sino que es capaz de reciclar y obtener el agua de lluvia o incluso producir biogás.

El EWICON, según sus creadores, podría convertirse en uno de los nuevos iconos de los países bajos. Este molino está diseñado para satisfacer todas las necesidades de sus habitantes de una manera completamente ecológica, respetando al máximo el medio ambiente. En él se encontrarían todo tipo de habitáculos, usando la estructura completa y su agujero central para explotar la tecnología del EWICON. Ésta consiste en una turbina que utiliza la diferencia de cargas de las gotas de agua para producir energía. Sin ruido, sin movimiento, sin problemas mecánicos.

La estructura del EWICON, además, está preparada para obtener agua a partir de la lluvia, reciclando el agua potable. Por si esto fuera poco, parte del proyecto pretende usar los residuos de sus habitantes para producir biogás en las profundidades del EWICON, el cual está cimentado sobre terreno de marismas, de manera que parece que el anillo se encuentra flotando sobre el agua.

El proyecto, que emplea la tecnología de TU Delft, entidad que ya no está asociada al proyecto, está liderado por un consorcio de empresas asentadas en Rotterdam y que están deseando poner su propio icono moderno al país. Tanto por su estructura, su diseño, como por su innovación, el EWICON bien podría protagonizar algunas de las escenas turísticas del futuro.

Aunque el proyecto resulta muy ambicioso, además de presentar un enorme potencial, hay que ser realistas. Todavía queda mucho que investigar. Eso sí, lo cierto es que se ha desarrollado ya el prototipo y funciona bastante bien, al menos a pequeña escala. Ahora solo hay que trasladarlo a un tamaño comercial, cosa que todavía no se ha conseguido.

Básicamente, su tecnología funciona de la siguiente manera: usando las gotas cargadas positivamente, un proceso que ocurre de manera natural en la lluvia, por ejemplo, se puede generar un potencial, positivo y negativo gracias al viento, que arrastra estas gotas “contracorriente”, partículas positivas al fin y al cabo, hasta un colector, mientras que las cargas negativas se acumulan en la fuente. Este potencial es la base para generar energía y, además, no necesita movimiento de ningún tipo, tan solo un anillo y un receptor para las partículas que se encontrará en el centro de dicho anillo.

Así de sencillo. Esto permite construir modelos a cualquier escala deseada, de manera que no solo el EWICON podría aprovechar esta tecnología. Además, lo mejor de todo es que, como decíamos, es completamente amigable con el medio ambiente. Ahora habrá que esperar algún tiempo hasta poder verlo funcionando y, quien sabe si decorando el horizonte de los países bajos.

Fuente: hipertextual.com





Síguenos en Facebook:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *