El Turbinator II: el coche a reacción que bate récord mundial de velocidad

El Turbinator II: el coche a reacción que bate récord mundial de velocidad

El Turbinator II del Team Vesco estableció un nuevo récord mundial de velocidad para un coche sobre ruedas con una marca de locos: 777 km/h.

El Turbinator II está propulsado por un motor de turbina como el de un helicóptero Chinook, pero a diferencia de otros coches a propulsión, esta turbina no proporciona empuje encargado de mover el automóvil, sino que en realidad está impulsando las ruedas directamente, lo que hace que este récord tan peculiar y significativo.

La semana pasada tuvo lugar el World of Speed, una pequeña reunión de conductores y amantes de los coches, y resultaba curioso porque todas las personas que estuvieron en dicho lugar mencionaron que la calidad de la superficie de sal era la mejor que habían visto en décadas. Una superficie dura, lisa, y con saltos mínimos, unas condiciones casi ideales.

También están utilizaron ruedas de aluminio completamente nuevas que son más livianas, y seguro que eso algo ayuda. El próximo objetivo es alcanzar 804 km/h, un objetivo lleno de desafíos que Rhonda Vesco trató de explicar:

“La tracción es la clave para conseguir llevar la potencia al suelo a través de las ruedas sin que los neumáticos giren excesivamente. Los sistemas de control de tracción y el sistema eléctrico de control de combustible de última generación han sido actualizados y modificados en función de los datos que recogieron en las carreras del pasado Speed ​​Week”.

    “Nuestro coche tiene mucha potencia; el truco es conseguir la potencia para mover el automóvil hacia adelante a través de la transmisión. Los coches a reacción y los cohetes no tienen este problema, ya que simplemente son disparados hacia adelante. El Turbinator II es un automóvil con tracción a las cuatro ruedas y tiene cuatro llantas nuevas de aluminio que serán más ligeras. Por último, pero no por ello menos importante, están las condiciones de la pista. La superficie de sal tiene que ser dura”.

Ver a esa cosa, incluso desde gran distancia, salir despedida hacia el horizonte debio de ser algo increíble; pues recorrió la distancia de dos campos de fútbol en cada segundo.

Fuente: gizmodo.com





Síguenos en Facebook:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *