El teletrabajo post-pandemia parece reemplazar el concepto que tenemos de las oficinas tradicionales

Nadie sabe cómo será el futuro cuando la pandemia del covi-19 pase, ni siquiera es una certeza que vaya a llegar una vacuna a medio plazo, y mientras tanto no nos queda otra que volver a aprender a vivir con reglas diferentes a las que teníamos hasta 2019, entre las cuales están un mayor riesgo al trabajar en entornos cerrados.

Algunas de esas reglas también pasan por algunos de los dogmas del ámbito laboral que han caído con el mayor experimento de teletrabajo de la historia, abriendo la puerta a nuevos escenarios en los que el teletrabajo post-pandemia cobre mucha más fuerza que antes, y cuyas consecuencias afectaran a las oficinas, si no eliminarse para muchas empresas, sí contraerse y cambiar su modelo.

En la ciudad de New York (Manhattan) el problema está viéndose venir, algo que no solo afectaría a los propietarios de las oficinas, sino también a todo un tejido comercial a su alrededor -restaurantes, cafeterías, transporte privado- e incluso a los impuestos municipales. Jes Staley, director ejecutivo de Barclays, dijo que «la idea de poner a 7.000 personas a trabajar en un mismo edificio puede ser algo del pasado». Google está reconsiderando sus contratos inmobiliarios para adaptarse a un mayor volumen de teletrabajo y Twitter hará permanente el teletrabajo para sus empleados que así lo deseen.

En España esto también viene ocurriendo. El Economista, un importante diario de economía, planea no renovar el contrato de alquiler de sus oficinas cuando termine el año para pasar a una más pequeña reduciendo el número de sus empleados, en vista a potenciar el teletrabajo. Idealista, el portal inmobiliario, también ha anunciado que una parte de su plantilla, de 800 personas, tampoco volverá a las oficinas cuando pase la crisis sanitaria.

A nivel legislativo, en Italia el teletrabajo pasará a ser un derecho para los trabajadores con un empleo que lo permita y que tengan hijos menores de 14 años. En España, los sindicatos están exigiendo una legislación similar para que se cumplan los derechos laborales en esta fórmula de trabajo.

El teletrabajo ya está aquí, y aunque la transición de quienes se lo pueden plantear no sea total e inmediata, sí podemos empezar a ver una metamorfosis gradual en los próximos años con esta nueva forma de trabajo.

Fuente: https://xataka.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar

Reciba Gratis nuestro boletín diario para estar al día con las últimas noticias tecnológicas. Suscribase.

¡Gracias por Visitarnos!

Ingrese su Correo Electrónico:

Categorías
Archivos