El sueño reparador: Mucho más que una frase cliché

Todos hemos oído alguna vez hablar sobre el famoso sueño reparador al hablar sobre un merecido descanso luego de intensa actividad física o mental. Sin embargo, a muchos sorprenderá que este término no es sólo una frase bonita, sino un proceso médicamente comprobado que nuestro cuerpo pone en marcha cada noche al irnos a dormir.

La doctora Rosario Rivera Machuca, especialista en medicina física y rehabilitación de la Clínica Chacarilla nos explica en qué consiste este concepto.

¿Qué sucede mientras dormimos?

Cada noche, cuando nos hundimos en sueño profundo y nuestro cerebro disminuye su actividad hasta llegar a las famosas ondas delta, nuestro organismo activa una especie de “scanner” el cual detecta aquellas zonas del cuerpo que necesitan ser repuestas de ciertas sustancias y ayuda a que se restituyan de heridas por golpes o daños que puedan haber sufrido a lo largo del día.

Por esta razón, el concepto de sueño reparador es algo real. Se trata de un verdadero proceso de auto-curación, y es sumamente importante para que, a la mañana siguiente, despertemos recuperados, descansados, de buen humor y con las energías necesarias para empezar de nuevo. Ser conscientes de la importancia del sueño reparador nos obliga a buscar alcanzarlo de la manera más efectiva posible.

Colágeno: Esencial para recuperarnos durante el sueño

Durante la actividad diaria, los huesos, músculos, tendones, articulaciones y piel, sufren una pérdida de colágeno que les quita flexibilidad, brillo, elasticidad y resistencia. Es durante el sueño, que el organismo ordena el envío de colágeno a las áreas afectadas. Sin embargo, a partir de los 30 años, nuestro organismo pierde su capacidad natural de producir colágeno en base a las verduras, carnes y lácteos que ingerimos en los alimentos.

Como consecuencia de ello, el proceso del sueño reparador, o auto-curación, no se lleva a cabo de manera completa, lo que ocasiona cansancio, pérdida de movilidad y dolor en las articulaciones, manchas en la piel y una importante pérdida de fuerza muscular.

Suplementación: Los insumos que el cuerpo requiere

El colágeno que ingerimos a través de suplementos tradicionales está compuesto por partículas de gran tamaño, lo cual dificulta su absorción, por lo que del total del colágenos de este tipo que ingerimos, llegamos a eliminar casi el 80%.

Sin embargo, un reciente procedimiento bio-tecnológico desarrollado en Canadá llamado Aminolock, ha logrado descomponer el colágeno en las partículas que lo forman. Estas partículas llamadas de pro-colágeno son 90 veces más pequeñas. Por ello, nuestro cuerpo las puede asimilar hasta en un 98% en comparación a las de colágenos de la generación anterior que alcanzan como máximo un 20 % de absorción.

Avances médicos como éste, buscan proporcionarle al cuerpo los insumos que necesita para que éste produzca su propio colágeno y regenere nuestros tejidos durante el sueño. Así que es muy recomendable ingerir colágeno de última generación a manera de prevención y más aún después de cualquier tipo de lesión. El colágeno de este tipo logrará verdaderamente brindar un sueño reparador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar

Reciba Gratis nuestro boletín diario para estar al día con las últimas noticias tecnológicas. Suscribase.

¡Gracias por Visitarnos!

Ingrese su Correo Electrónico:

Categorías
Archivos