Curta: La primera calculadora portátil del mundo

Curta: La primera calculadora portátil del mundo

A simple vista más parece un dispensador de especias, de esas que seguramente habrán visto en las cocinas de varios hogares, pues posee una manivela en la parte superior, pero en realidad su función era bastante diferente a la vez que tecnológica, se trata de la primera calculadora portátil fabricada a gran escala.

Fue más conocida por Curta, su nombre oficial, y si conoces la historia de la Pascalina sabrás que se inspira en diseños bastante más antiguos, pero en este caso fue diseñada en 1938 en Austria por Curt Herszstark.

Llegó a producirse durante un buen tiempo, hasta que la Alemania nazi invadió el país y la fábrica donde se producía dicho dispositivo pasó a manos alemanas con fines militares.

La familia Herszstark fue hecha prisionera, pues eran de ascendencia judía, así que acabaron en un campo de concentración. Más bien el invento de la calculadora portátil impresionó mucho a los nazis que planearon convertir en ‘ario’ a su inventor de alguna manera.

Finalmente, la Segunda Guerra Mundial terminó y Curt Herszstark pudo perfeccionar su diseño consiguiendo una máquina bastante eficiente que realizaba mecánicamente sumas, restas, multiplicaciones y divisiones ofreciendo resultados con números de hasta 11 dígitos.

De hecho la Curta estuvo muy bien considerada en su momento, hasta la llegada de las calculadoras electrónicas en la década de los 70 y se podía adquirir hasta entonces por un suma importante para aquella época, unos 150 euros.

Fuente: Wikipedia





Síguenos en Facebook:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *