Científicos canadienses crean nuevo combustible para cohetes más limpio y seguro

Científicos canadienses crean nuevo combustible para cohetes más limpio y seguro

El combustible de los cohetes es uno de los mayores problemas actualmente en una industria que ha experimentado una activación en los últimos años impulsada por la nueva carrera espacial. Es por esto que un equipo de químicos de la Universidad McGill, en Canadá, creó un nuevo combustible para estas naves que es mucho más eficaz y limpio que las versiones que se utilizan en la actualidad.

Este nuevo material, que utiliza simples “activadores” químicos para desbloquear la energía de un material tipo de materiales sólidos porosos conocidos como estructuras metálicas orgánicas o MOF.

Para las sondas y satélites que viajan por el espacio es esencial contar con una fuente combustible que les permita mantener sus largos trayectos o estadías en el espacio y deben ser tan energéticos que se enciendan de inmediato en presencia de un oxidante -ante la falta de oxígeno que caracteriza al espacio-.

Debido a esto, los materiales que se utilizan actualmente son altamente cancerígenos, principalmente dependientes de la hidracina, un compuesto químico altamente tóxico y peligrosamente inestable formado por una combinación de átomos de nitrógeno e hidrógeno. A pesar de su impacto, alrededor de 12 mil toneladas de hidracina terminan siendo liberadas a la atmósfera cada año por la industria aeroespacial.

La utilización de este nuevo combustible creado por los científicos en Canadá, y publicado en la revista Science Advances, permite un “enfoque nuevo y más limpio para producir combustibles altamente combustibles, que no sólo son significativamente más seguros que los que se usan actualmente, sino que también responden o se queman muy rápidamente, lo que es una calidad esencial en el combustible para cohetes”, detalla Tomislav Fricic, profesor en el Departamento de Química de McGill, y co-autor principal del artículo.

Hatem Titi, el autor principal de la investigación agrega que “aunque todavía estamos en las primeras etapas de trabajar con estos materiales en el laboratorio, estos resultados abren la posibilidad de desarrollar una clase de combustibles hipergólicos nuevos, limpios y sintonizables para la industria aeroespacial”.

Fuente: www.emol.com





Síguenos en Facebook:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *