Urano y Neptuno podrían alojar “Océanos de Diamante Líquido”

Urano y Neptuno podrían alojar “Océanos de Diamante Líquido”

El diamante es uno de los materiales más duros de la Naturaleza, pero si se dan las condiciones adecuadas, puede existir en estado líquido. Tras calcular con gran precisión cuáles son esas condiciones, un equipo de físicos de la Universidad de Harvard ha llegado a la conclusión de que se dan de forma natural en dos de los planetas del Sistema Solar, Urano y Neptuno.

Lo primero que hicieron los investigadores, dirigidos por Isaac Silvera, del Departamento de Física de la citada Universidad, fue tomar medidas detalladas sobre el punto de fusión del diamante. Algo nada sencillo, dada su increíble dureza y al hecho de que, cuando se calienta a temperaturas muy altas (de varios miles de grados), se transforma en grafito.

Sin embargo, cuando se encuentra en estado líquido, el diamante se comporta de forma muy parecida al agua, con formas sólidas flotando como icebergs sobre la superficie líquida.

Para evitar el problema de su transformación en grafito, el equipo de investigadores decidió someter diamantes a una presión extraordinariamente alta bombardeándolos con láseres de gran intensidad. Y por fin sucedió: los diamantes se licuaron a una presión cuarenta millones de veces superior a la que existe aquí, en la Tierra.

Al reducir esa extraordinaria presión hasta «sólo» once millones de veces la que hay al nivel del mar y aumentar la temperatura hasta los 50.000 grados centígrados, sobre la superficie líquida de diamante comenzaron a aparecer fragmentos sólidos, como si se tratara de bloques de hielo sobre el agua.

Para sorpresa de los físicos, esos bloques sólidos de diamante no se hundieron, como era de esperar, sino que empezaron a flotar como icebergs. El resultado dio pie a algo muy parecido a nuestros mares helados, solo que hechos de diamante en lugar de hielo y agua.

Por increíble que parezca, estas extraordinarias condiciones de presión y temperatura se dan de forma natural en dos de los planetas del Sistema Solar, Urano y Neptuno. Se estima que ambos mundos están formados, por lo menos en un 10 %, de carbono. Por lo que el hipotético escenario de todo un mar hecho de diamante líquido, con grandes icebergs del mismo material flotando sobre él, no resulta una idea descabellada.

Enlace: Nature.com/ nphys





Síguenos en Facebook:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *