Sabes qué cosa es el numero SAR

Sabes qué cosa es el numero SAR

En el mundo moderno de hoy en día, casi todos usamos un teléfono móvil. Estos aparatos se han convertido en algo tan común en nuestra rutina diaria, y lo llevamos con nosotros a lo largo de todo el día. Esta “dependencia” se ve acrecentada por el gran número de funciones accesorias que incorporan e incluso los niños suelen tener su propio aparato.

La pequeña antena que cada teléfono móvil posee en su interior emite y recibe continuamente ondas electromagnéticas hacia y desde las antenas de las torres celulares, que establecen un enlace de datos que cumple la misma función que el cable que vincula un teléfono convencional a la línea de cobre de la compañía telefónica.

La radiación electromagnética que la antena del móvil emite y recibe continuamente, incluso cuando no estamos hablando (aunque en menor intensidad, por eso la batería dura mucho más tiempo en espera que conversando) penetran los tejidos del cuerpo cercanos al teléfono.

Así surge el llamado “número SAR” (del inglés Specific Absorption Rate), que es básicamente la cantidad de radiación que absorben los tejidos vivos. Se expresa en número de Watts (W) por cada kilo de tejido (Kg), por lo que la unidad del SAR es el  W/Kg. Cuando más alto es este valor, más perjudicial es el móvil en cuestión.

En primer lugar, hay que destacar que las ondas electromagnéticas utilizadas como enlace en los móviles no son del tipo “ionizante”. Esto quiere decir que en lugar de parecerse a los rayos X a los que nos exponemos al realizarnos una placa radiográfica o a las producidas por una explosión nuclear, son más bien similares a las que utilizamos en un horno de microondas para cocinar nuestros alimentos.

A pesar de no alterar nuestro ADN, usar mucho tiempo el móvil cerca de nuestro cuerpo provoca un “calentamiento” de los tejidos adyacentes. Pero aunque no haya radiación “de la muy mala” implicada, algunos expertos creen que ese exceso de calor inducido por los móviles podría estar relacionado con la aparición de tumores -benignos y malignos- en el cerebro y las membranas que lo recubren.

Existen organizaciones internacionales que intentan determinar cuál es el valor del número SAR que puede tener un móvil determinado para que no se convierta en una amenaza para la salud del usuario.

La Internacional Commission on Non-Ionizing Radiation Protection (ICNIRP) ha determinado que un teléfono no debería tener un SAR mayor de 2 W/Kg. Otra, la Asociación Norteamericana de Estándares de la Asociación de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE-ANSI) ha fijado este valor limite en 1.6 W/Kg.

La peligrosidad de estos aparatos siempre ha sido muy controvertida. No existen realmente  investigaciones concluyentes sobre la que todos -fabricantes y organizaciones encargadas de controlarlos- estén de acuerdo. Pero en caso de poder elegir, el sentido común nos dice que deberíamos elegir el modelo que tenga el SAR más bajo.

Y por las dudas, mantenerlo lejos de nuestro cuerpo siempre que sea posible: dejarlo en el escritorio en lugar de tenerlo en un bolsillo, por ejemplo, o apagarlo cuando no lo vamos a usar. Los nuevos aparatos, que incluyen funciones de entretenimiento, hacen que tengamos por mucho tiempo el teléfono en la mano, mientras jugamos o vemos TV, sin pensar en las radiaciones que puedan emitir.

Enlace: CNET.com

Visto en: Neoteo





Síguenos en Facebook:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *