Novedoso Método planea Duplicar la Fuente de Energía Solar

Novedoso Método planea Duplicar la Fuente de Energía Solar

Durante mucho tiempo, científicos entendidos de la materia, han estudiado el modo teórico de duplicar la fuente de energía de las células solares. Los investigadores del Boston College acaban de proporcionar nuevas evidencias experimentales de que la teoría puede funcionar.

Los mismos, han construido unas células solares especiales capaces de obtener un aumento de energía a partir de fotones de alta energía. Este incremento, según afirman los investigadores, es el resultado de la extracción de electrones calientes.

El uso de electrones calientes podría dar como resultado grados de eficiencia de hasta un 67 por ciento, afirma Matthew Beard, científico senior en el Laboratorio Nacional de Energía Renovable en Golden, Colorado, y que no estuvo involucrado en el estudio actual. Doblar la eficiencia de las células solares podría reducir los costes de la energía solar a la mitad.

Las células solares convencionales sólo pueden convertir de forma eficiente la energía de ciertas longitudes de onda de luz en electricidad. Por ejemplo, cuando una célula solar optimizada para longitudes de onda de luz roja absorbe fotones de luz roja, produce electrones con niveles de energía similares a los de los fotones entrantes.

Cuando la célula absorbe un fotón azul de alta energía, en primer lugar produce un electrón con una energía similarmente alta—un electrón caliente. Sin embargo estos electrones pierden gran parte de su energía muy rápidamente en forma de calor antes de poder escapar de la célula y producir electricidad.

Los investigadores del Boston College fabricaron células solares ultra finas de sólo 15 nanómetros de grosor. Puesto que las células eran tan delgadas, los electrones calientes pudieron salir de la célula rápidamente, antes de enfriarse.

Los científicos descubrieron que la salida de voltaje de las células se vio incrementada al ser iluminadas con luz azul en vez de luz roja. “Ahora lo que hacemos es extraer los electrones de la luz azul antes de que pierdan todo su exceso de energía,” afirma Michael Naughton, profesor de física del Boston College.

El problema es que al ser tan finas, las células solares dejan que la mayoría de la luz pase a través de ellas. Como resultado, convierten sólo un tres por ciento de la energía de la luz entrante en electricidad. “Creo que es prometedor,” afirma Beard. Aunque añade que hasta ahora sólo muestran un “efecto bastante pequeño.”

Esto podría hacer posible que se replicase el efecto de electrón caliente observado en las células solares finas. Naughton y sus colegas están comercializando este tipo de nanocables a través de una startup llamada Solasta, con sede en Newton, Massachusetts, fundada por la respetada firma de capital riesgo Kleiner Perkins Caufield & Byers.

 





Síguenos en Facebook:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *