La Transfusión de sangre, sus inicios y orígenes

La intentaron egipcios, aztecas y romanos, hasta que en abril de 1914 un médico belga, Albert Hustin, y otro argentino, Luis Agote, lograron desarrollar simultáneamente un método para que la sangre no se coagulara y de esta manera poder salvar muchas vidas humanas.

Anterior a este descubrimiento se conocían otros tratamientos de transfusión, pero al realizarla la sangre se volvía tóxica. El remedio salvavidas consistió en mezclarla con nitrato de sodio y con una solución salina. Hoy, la transfusión es un procedimiento médico cotidiano: cada año se transfunden 38 millones de litros de sangre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar

Reciba Gratis nuestro boletín diario para estar al día con las últimas noticias tecnológicas. Suscribase.

¡Gracias por Visitarnos!

Ingrese su Correo Electrónico:

Categorías
Archivos