La impresora 3D más pequeña del mundo

La impresora 3D más pequeña del mundo

Un grupo multidisciplinario de la Universidad de Viena acaba de dar un paso muy importante en la creación de un nuevo diseño, estamos hablando de la impresora 3D más pequeña del mundo. Del tamaño de un cartón de leche y una impresión en alta resolución con un método innovador, este invento no puede pasar desapercibido.

Bloque a bloque se fueron construyendo los rascacielos que hoy pueblan las grandes urbes modernas. Forjado cada material en las canteras de gran tamaño, cada pieza constituye un pilar de los monstruos de roca y acero que se construyen, y todo esto podría cambiar algún día cuando las impresoras 3D evolucionen y tomen un lugar dentro de la moderna industria de la construcción.

Por ahora hay que conformarse con verlas en acción desde hace años en la creación de modelos 3D de tamaños irregulares, aunque generalmente para la presentación de productos simples, prototipos y maquetas.

En este sentido, encontrar la portabilidad en estas herramientas es una misión en la que estaban embarcados los investigadores de la Universidad de Viena, que han dado con el desarrollo de una impresora de menor tamaño, convirtiéndose en la impresora 3D más pequeña del mundo.

La idea que recorre el proyecto es crear un producto comercializable de manera masiva y que pueda servir para crear objetos hogareños, utilizando planos compartidos y descargados de la web, para ahorrar dinero en pequeños artilugios o repuestos.

Por ejemplo, cuando se rompen partes plásticas de electrodomésticos o juguetes. Con una impresora de este calibre podrías diseñar la parte estropeada en algún programa tipo CAD e imprimirla en el momento utilizando un tubo pequeño relleno de resina sintética que se endurece fuertemente mediante rayos de luz de intenso impacto.

Capa a capa el objeto se va construyendo progresivamente hasta completarse el proceso. Los investigadores declaran que este método es llamado “tecnología de fabricación aditiva”, un proceso que proporciona mayor rigidez y nivel de resolución milimétrico que la conocida tecnología de fundición de materiales.

La investigación de los creadores de la impresora 3D más pequeña del mundo sigue por el lado de los materiales a fabricar, estando en primer lugar aquellos que corresponden a la cerámica o polímeros, aunque su propuesta es llevar adelante más experimentos para lograr utilizar material ecológico y biodegradable.

Enlace: Tuwien





Síguenos en Facebook:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *