La historia sobre la primera tarjeta de crédito

La historia sobre la primera tarjeta de crédito

Nueva York, 1949. Frank McNamara, director de la Corporación de Crédito Hamilton, ha invitado a dos amigos (su abogado, Ralph Sneider, el rico heredero Alfred Bloomingdale) a una cena de negocios.

Como anfitrión, le corresponde a él pagar la cuenta. Sin embargo, a la hora de pagar, comprueba que no dispone de suficiente efectivo (se le había olvidado la billetera en casa). ¿Solución? Llamar a su casa para que su mujer le llevase lo antes posible el dinero necesario, y así evitar una situación incómoda.

Pero para McNamara aquello no era realmente una solución, porque ese problema podía volver a surgir en cualquier momento. De modo que se puso a rumiar alguna alternativa. Tras discutir el tema con sus amigos, se le ocurrió una idea loca, pero que podía funcionar: crear tarjetas que acreditaran al portador ante el establecimiento comercial y garantizara así el futuro pago de la deuda. Como homenaje al incidente que le inspiró, esta primera tarjeta de crédito recibió el nombre de “The Diners’ Club” (el club de los que van a cenar).

A principios de 1950, sólo 200 personas contaban con una de estas tarjetas (que no eran de plástico sino de cartulina, como las tarjetas de visita), y sólo 14 restaurantes de Nueva York las aceptaban. Pero su éxito fue inmediato: para finales de ese mismo año ya las usaban 22.000 clientes y las aceptaban más de medio millar de restaurantes.

El modelo de negocio era simple: la empresa emisora de la tarjeta compraba al consumidor las compras que hubiera realizado y, posteriormente, pagaba sus deudas a los comercios afiliados.

En medio, se beneficiaba de las comisiones e intereses pagadas por unos y otros. 8 años después, el Bank of America entraba a competir con su BankAmericard (se convertiría con el tiempo en Visa). Ese mismo año también entraría en el negocio American Express. MasterCard se sumaría al club en 1967.

Fuente: ticbeat.com





Síguenos en Facebook:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *