Investigadores del MIT utilizan espectroscopía Ramán para mediciones de glucosa en la sangre

Investigadores del MIT utilizan espectroscopía Ramán para mediciones de glucosa en la sangre

Investigadores del laboratorio de spectroscopía del MIT anunciaron que están elaborando actualmente una máquina de espectroscopía Ramán que mide la glucosa en sangre, sin necesidad de una muestra de sangre. La máquina transmite luz infrarroja a través de la piel para determinar los niveles de glucosa en el líquido intersticial.

En un trabajo publicado en la edición del 15 de julio de Analytical Chemistry, los investigadores describen su algoritmo para determinar los niveles de glucosa en la sangre basada en la concentración intersticial.

Uno de los mayores obstáculos que han enfrentado, al utilizar esta técnica, es que la luz infrarroja cercana penetra solamente medio milímetro debajo de la piel, de manera que mide la cantidad de glucosa en el líquido que baña las células dérmicas (conocido como líquido intersticial), no la cantidad contenida en la sangre.

Para corregir esto, el equipo elaboró un algoritmo que relaciona las dos concentraciones, permitiéndoles predecir los niveles de glucosa en la sangre a partir de la concentración de glucosa en el líquido intersticial.

Sin embargo, esta calibración se dificulta inmediatamente después de que el paciente coma o beba algo dulce, porque la glucosa en la sangre sube rápidamente. Por lo tanto, las mediciones del líquido intersticial no dan una idea precisa de lo que está sucediendo en la sangre.

Para resolver este conflicto, Barman y Kong desarrollaron un nuevo método de calibración denominado “Corrección Dinámica de la Concentración” (DCC por sus siglas en inglés), que incorpora la velocidad a la cual se difunde la glucosa de la sangre al líquido intersticial.

En un estudio realizado con 10 voluntarios sanos, los investigadores utilizaron la espectroscopía Ramán calibrada por DCC para aumentar significativamente la precisión de la medida de la glucosa en sangre, en promedio de un 15% y de hasta un 30% en algunos pacientes.

Enlace: MIT.edu





Síguenos en Facebook:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *