Investigaciones revelan que el Cerebro también regula el Colesterol

Investigaciones revelan que el Cerebro también regula el Colesterol

Según últimas investigaciones -publicada en la revista Nature Neuroscience– se ha descubierto que la responsable de controlar la cantidad de colesterol en la sangre es una hormona del hambre en el cerebro, llamada grelina.

El hallazgo, afirman los científicos de la Universidad de Cincinnati, Estados Unidos, podría conducir al desarrollo de nuevos fármacos dirigidos a esta hormona para controlar los niveles de colesterol.

El colesterol es una sustancia grasosa que se produce de forma natural y es necesaria para el organismo. Pero un exceso de este elemento puede conducir a la ateroesclerosis, la acumulación de depósitos en las arterias, y aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, como infarto y derrame cerebral.

En los seres humanos hay dos tipos de colesterol: la lipoproteína de baja densidad o LDL (por sus siglas en inglés) y la lipoproteína de alta densidad o HDL. El LDL es considerado el colesterol “malo” porque es el responsable de la acumulación de placas en las arterias. Y el HDL es el colesterol “bueno” porque en altos niveles puede prevenir la ateroesclerosis.

“Hemos pensado durante mucho tiempo que el colesterol está exclusivamente regulado por la absorción de alimentos o la síntesis y secreción que lleva a cabo el hígado”, afirma el profesor Matthias Tschop, quien dirigió la investigación.
En sus pruebas con ratones, los investigadores descubrieron que un aumento en los niveles de la grelina provocaba que los animales desarrollaran altos niveles de colesterol en la sangre. Esto se debe a una reducción en la absorción de colesterol en el hígado, explican los científicos.

Para comprobar la relación, los científicos estudiaron a ratones a quienes se les había eliminado o bloqueado el receptor MC4R en el sistema nervioso. El experimento mostró un aumento en los niveles de colesterol, lo cual sugiere que el MC4R es el elemento central de este “control remoto” del colesterol.

“Nos asombró descubrir que si apagábamos el MC4R en el cerebro podíamos incluso lograr que colesterol inyectado permaneciera mucho más tiempo en la sangre”, dice el profesor Tschop. Tal como expresa el científico, ahora será necesario confirmar estos hallazgos en humanos pero potencialmente podrían conducir a una nueva forma de tratar el colesterol alto.

Visto en: BBC.Mundo

 





Síguenos en Facebook:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *