El Gran Colisionador nos Ofrece sus Primeras Respuestas

El Gran Colisionador de Hadrones ha ofrecido a los científicos sus primeras respuestas. Para el común de los mortales, puede resultar un laberinto indescifrable de datos sobre la producción de partículas.

Para los investigadores del Laboratorio CERN dichos datos supone dos cosas importantes: la primera, la confirmación de algunas de las teorías de la física con las que se trabaja actualmente y la segunda, el primer paso para, en el futuro, poder comprender la formación del Universo.

El acelerador posee al menos seis detectores capaces de realizar otros tantos experimentos específicos. El primero en arrojar resultados de forma «oficial» ha sido el denominado Solenoide Compacto de Muones (CMS). Los científicos encargados de operar la imponente máquina han publicado las primeras conclusiones sobre lo que el detector ha encontrado en el Journal of High Energy Physics (JHEP).

El profesor Guido Tonelli, portavoz del experimento CMS, dice que sus resultados «proporcionan la primera información sobre las características de la producción de partículas cargadas en este nuevo rango de energía».

Si bien no hay todavía evidencias sobre el escurridizo Bosón de Higgs -imposible de encontrar en estos primeros ensayos, la existencia de esa partícula se considera indispensable para explicar por qué las partículas elementales tienen masa y por qué las masas son tan diferentes entre sí- los experimentos realizados «confirman las mediciones anteriores, y proporcionan grandes expectativas para el futuro.

El LHC comenzó a realizar las primeras colisiones de partículas a finales de noviembre de 2009, después de que un verdadero ejército de físicos, ingenieros y obreros pasaran casi 20 años diseñando y construyendo lo que se convertiría en el acelerador de partículas más grande del mundo.

Tres semanas más tarde, comenzaron a acelerarse protones -una de las partículas del grupo de los hadrones- con energías cercanas a los 1,18 TeV. Este valor es el más alto jamás alcanzado en un acelerador.

Cerca de 100.000 colisiones de este tipo fueron registradas, y sus datos analizados por la red de ordenadores que asiste al LHC. El CMS es uno de los dos detectores que posee el acelerador dedicado a lo que los físicos llaman «experimentos propósito general».

Está diseñado para visualizar una amplia gama de partículas y los fenómenos producidos durante las colisiones de alta energía. El análisis de los datos recogidos por esta máquina debería ayudarnos a responder cuestiones del tipo ¿de que está construido exactamente el universo y qué fuerzas actúan en su interior?.

Enlace: abc.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar

Reciba Gratis nuestro boletín diario para estar al día con las últimas noticias tecnológicas. Suscribase.

¡Gracias por Visitarnos!

Ingrese su Correo Electrónico:

Categorías
Archivos