El cerebro detecta los fuertes olores más a prisa

El cerebro detecta los fuertes olores más a prisa

Sin duda, las rosas huelen mejor que el pescado podrido, pero el cerebro detecta el olor de este último con más velocidad y precisión, según revela un estudio realizado por científicos estadounidenses y canadienses y publicados en la revista Biological Psychology.

“El sistema olfativo reacciona antes a los estímulos que suponen un peligro”, explica Johannes Frasnelli, coautor del trabajo. Según el investigador, ya se había demostrado que “el cerebro humano detecta una expresión facial agresiva más rápido que una cara sonriente, porque un rostro enfadado es un enemigo potencial preparado para atacar”.

Frasnelli se preguntaba si ocurría lo mismo con los estímulos olorosos. Comparando la respuesta cerebral de varios sujetos a olores agradables y desagradables emitidos por alimentos (naranjas y pescado podrido) y otros objetos (rosas y calcetines sucios), él y sus colegas demostraron que el tiempo de respuesta hacia el mal olor era de 1.300 milisegundos, mientras que para otros olores ascendía a 1.700 milisegundos.

Los científicos involucrados en el estudio, llegaron a la conclusión de que trata de una cuestión de selección natural, que nos ha hecho retener las habilidades que nos ayudan a identificar más rápidamente las amenazas, en este caso comida que puede hacernos mal o, incluso, provocarnos la muerte.

Enlace: Biological Psychology





Síguenos en Facebook:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *