El Air Force One, el Moderno Avión Presidencial de los EE. UU.

El Air Force One, el Moderno Avión Presidencial de los EE. UU.

El nombre Air Force One hace referencia a cualquier vehículo que lleve como pasajero al Presidente de los Estados Unidos de América; sin embargo, ese nombre es utilizado comúnmente para referirse a uno de los dos jet Boeing 747-200 B numerados 28000 y 29000 con la designación VC-25ª.

El “Avión Presidencial” como también es conocido, es uno de los símbolos más populares de Estados Unidos. Su fuselaje adornado con la leyenda United States of America y el sello del primer mandatario son un símbolo de prestigio alrededor del mundo.

Cualquiera de los dos aviones tiene un espacio interior de 372 metros cuadrados con capacidad para 70 pasajeros cómodamente distribuidos. Cuenta con una suite presidencial que incluye oficina, vestidores y una sala de conferencias. Además, un quirófano con un medico, a tiempo completo, y todo lo necesario para realizar cirugías de alto riesgo.

El avión cuenta con uno de los mayores sistemas de seguridad del mundo, es capaz de volar 12,600 kilómetros sin cargar combustible y cuando éste está a punto de acabarse puede reabastecerse en pleno vuelo. Posee un sistema de defensa contra mísiles antiaéreos y antirradares para evitar ser detectado.

Las aeronaves son mantenidas por el Presidential Airlift Group, equipo que forma parte de la Oficina Militar de la Casa Blanca, una unidad elite creada para estos fines.

Los sitios airliners.net y topcultured.com publicaron una serie de fotografías de algunos de los presidentes norteamericanos que han viajado en los distintos aviones presidenciales.

Después del asesinato de Kennedy en Dallas, su sucesor, el hasta entonces vicepresidente Lyndon Johnson se convirtió en el único presidente que toma posesión del cargo dentro del avión, lo hizo en el vuelo que trasladaba los restos mortales del ex mandatario a Washington D.C.

Richard Nixon utilizó el avión en repetidas ocasiones, dos de las más famosas fue en sus visitas a los países comunistas China y Rusia. Cambió el nombre de la flota a “Espíritu del 76” para celebrar el bicentenario de la independencia norteamericana.

Gerald Ford fue el encargado de establecer de manera definitiva el nombre Air Force One a los aviones que transportaría, de ese momento, al mandatario de los EE.UU.

Los presidentes Ronald Reagan y George Bush padre utilizaron jets Boeing 707 y fue en ese momento que se hizo el cambio a los actuales Boeing 747.

George W. Bush protagonizó dos importantes episodios que pusieron a prueba las medidas de seguridad alrededor de la aeronave, el 11 de septiembre de 2001, mientras viajaba rumbo a Washington después de los atentados en Nueva York, el avión cambió su ruta hacia Nebraska pues se temía que el Air Force One fuera blanco de ataques.

El segundo fue cuando tuvo que mentir en información brindada a un avión que compartía el espacio aéreo para que el presidente llegara de manera secreta a celebrar el Día de Acción de Gracias de 2003 con las tropas en Irak.





Síguenos en Facebook:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *