Científicos Desmienten algunos Mitos que Circulan en Internet

tecnologia web, software, recursos web

Durante buen tiempo existen algunos mitos que circulan en la red, como por ejemplo: de que sólo utilizamos el 10% del cerebro, que las uñas y el pelo sigue creciendo después de muerto, entre muchos otros y los cuales han sido aceptados como verdaderos y ampliamente difundidos en Internet.

La Revista Médica Británica (British Medical Journal) decidió resolver algunas de estas ficciones que han circulado y siguen circulando como si fueran verdaderos. Los estudios estuvieron a cargo de los investigadores Rachel Vreeman y Aaron Carroll, quienes desmintieron algunos de los datos. A continuación la lista de los 10 principales mitos:

1. «Usamos sólo el 10 % de nuestro cerebro«

Falso. Ningún estudio serio ha demostrado jamás esta idea. Este mito lleva arraigado mucho tiempo en nuestra sociedad alentado, sobre todo, por los creyentes en poderes paranormales que se escudan siempre en él para justificar esas capacidades sobrenaturales.

Al analizar una serie de imágenes computacionales y escáneres de resonancia magnética nunca se ha encontrado ninguna zona «durmiente» en el cerebro. Analizando las células o neuronas de un individuo no se encuentran tampoco áreas inactivas o zonas que no estuvieran funcionando.

2. «Las uñas y el pelo siguen creciendo después de muerto»

Falso. Es una ilusión óptica generada por el retraimiento de la piel del cadáver, según afirman los investigadores. El crecimiento de uñas y pelo requiere de un complejo proceso hormonal que se paraliza en el momento de morir.

3. «Raparse hace que crezca más áspero y rápido el cabello»

Falso. Hasta los propios peluqueros lo aconsejan cuando ven que el cliente les llega con problemas de calvicie incipiente. Sin embargo, no se trata más que de otra ilusión. Los investigadores encontraron varios estudios que han comparado parches de cabello que crece después de rasurarse y otros sin rasurarse.

Se descubrió que el cabello rasurado no crece más rápido y nace sin una punta muy fina que se encuentra en el cabello sin rasurar, lo cual da la impresión de ser más grueso y más áspero.

4. «Hay que beber dos litros de agua al día»

Falso. No necesitamos tanta agua en el sistema para estar sanos. De hecho, los estudios demuestran que el cuerpo es muy bueno para regular cuánta agua necesitamos, y por eso nos indica cuando tenemos sed. No se necesita beber tanta cantidad de agua pura porque la necesaria se puede encontrar perfectamente en otro tipo de líquidos que bebemos a diario.

5. «Leer con poca luz daña nuestros ojos»

Falso. Este mito se ha mantenido durante generaciones porque es cierto que cuando estamos forzando la vista se produce un estrés temporal que irrita o cansa la vista, sin embargo, en cuanto volvemos a las condiciones normales de luz, desaparece ese estrés temporal y no queda ningún daño permanente en el ojo.

6. «Comer de noche engorda«

Falso. Tras una revisión exhaustiva de la literatura científica al respecto, los investigadores no encontraron la más mínima evidencia de esta afirmación. Lo único cierto es que la gente sube de peso porque consume más calorías de las que quema.

7. «La Coca-Cola deshace la carne en 48 horas»

Falso. Este mito resulta fácil de confrontar. Simplemente toma un filete de res, ponlo en un recipiente con la bebida y espérate dos días a ver lo que pasa. La respuesta es: nada. Si lo que quieres es desintegrar la carne, mejor usa ácido sulfúrico.

8. «Con el frío perdemos calor corporal por la cabeza»

Falso. En temperaturas bajas se pierde calor por cualquier parte del cuerpo descubierta, y la cabeza no tiene nada de especial, aseguran los investigadores. Estudios realizados con cámaras infrarrojas han demostrado de forma rotunda ese hecho. El calor se va por cualquier lado del cuerpo. Quizá este mito ha surgido por la creencia de que la gente se resfría con más frecuencia si va con la cabeza destapada (otro mito).

9. «El azúcar vuelve hiperactivos a los niños»

Falso. Los investigadores encontraron al menos 12 estudios que analizaban el comportamiento de los niños con dietas que contenía distintos niveles de azúcar y nunca han encontrado diferencias entre ellos.

Otros estudios que han realizado sobre los padres, se llegó a la conclusión de que éstos afirmaban encontrar a los niños más activos cuando tomaron azúcar, incluso cuando en realidad lo que tomaron los infantes fue un placebo. Es decir, que los padres tienen el mito tan arraigado que ellos mismos se convencen de que sus hijos se vuelven hiperactivos con la ingesta de azúcar aunque no sea cierto.

10. «Las resacas se pueden curar y evitar dar positivo en control del alcoholímetro»

Falso. Se están realizando experimentos con un cierto tipo de sustancias empleadas por los anestesiólogos que parece que algún día podrán curarlas en tiempo récord, pero por ahora, no vale ninguno de los remedios caseros que has escuchado para no dar positivo en los controles de alcoholímetro.

Visto en: microsiervos.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar

Reciba Gratis nuestro boletín diario para estar al día con las últimas noticias tecnológicas. Suscribase.

¡Gracias por Visitarnos!

Ingrese su Correo Electrónico:

Categorías
Archivos