Lámina de aluminio capaz de purificar el agua con luz ultravioleta

Lámina de aluminio capaz de purificar el agua con luz ultravioleta

Científicos de la Universidad Estatal de Ohio en Estados Unidos ha desarrollado un sistema para purificar el agua ultra portátil y eficaz. Se trata de una lámina de aluminio flexible y ligero en la que se han integrado diodos LED para crear luces ultravioleta profundas, que se pueden utilizar para desinfectar el agua o esterilizar equipos médicos.

Actualmente, los militares y las organizaciones humanitarias ya utilizan este tipo de luz UV para eliminar los microbios del agua y de los enseres de plástico. Sin embargo, esta alternativa tiene un inconveniente principal, que consiste en que las lámparas LED de ultravioleta profundo convencionales, fabricadas con mercurio, son demasiados pesadas para transportarlas con facilidad.

“El mercurio es tóxico, y las lámparas son voluminosas y eléctricamente ineficientes”, asegura Roberto Myers, uno de los autores del estudio. “Los LEDs, por el contrario, son muy eficientes, por lo que hemos podido hacer luces UV profundo seguras, portátiles y baratas, que pueden potabilizar el agua siempre que lo necesitemos”.

Para desarrollar estos LEDs, los científicos se han basado en una técnica de producción de semiconductores conocida como crecimiento epitaxial por haces moleculares. Se trata de uno de los métodos que existen para el depósito de monocristales, en el que se vaporizan materiales elementales sobre una superficie para crear capas o nanoestructuras.

Los investigadores emplearon esta técnica para cubrir una lámina de metal como el titanio o el tantalio con hilos de nitruro de galio y aluminio. Los alambres individuales miden aproximadamente 200 nanómetros de altura y tienen un diámetro de entre 20 y 50 nanómetros, miles de veces más finos que un cabello e invisibles para el ojo humano.

En las pruebas de laboratorio, los LED UV profundo cultivados en las láminas metálicas demostraron tener una iluminación casi tan brillante como los de silicio monocristalino, que son mucho más caros y menos flexibles. Los investigadores están trabajando para mejorar todavía más su luminosidad, y en el futuro utilizarán un sustrato de metales más comunes, como el acero o el aluminio en lugar de titanio o tantalio.

Fuente: computerhoy.com





Síguenos en Facebook:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *